VVL2022: DOS CRÓNICAS DEL REGRESO A LOS FESTIVALES

Crónica Uno

Por: Edgar Castillo

A dos años de la pandemia, pareciera que el tiempo no se movió, pero pasaron muchas cosas, pérdidas, angustias, miedo, soledad, de todo. Y sin querer y aún con estos sentimientos, regresó uno de los festivales más grandes de México, el Vive Latino. El festival puede ser catalogado de inolvidable y anecdótico. Así, después de la agonía en la impresión de boletos por la impresetablidad de ticketmaster, que afectó a mucha gente, por fin nos enfilamos al Foro Sol pasado el mediodía para experimentar dos largas jornadas de música.

Ya en el Vive, teníamos en conocimiento que había muchos escenarios, gran expectativa, muchas propuestas, de todo un poco. Empero, era el momento para reencontrarse con esta fiesta musical y cultural. Debido a la gran cantidad de gente, calor y tráfico, no pudimos llegar a la presentación inicial de Los Cogelones, o gozar de su rock experimental mexica, dicho por ellos mismos. Sin embargo, arrancamos con Javier Blake, quien prendió a los asistentes a su acto, quizá un poco más de lo esperado, pero sin duda el vocalista de División Minúscula llevó bien su momento arriba del escenario.

Después ,llegó la nostalgia pura con Vetusta Morla, uno de los grupos que sonaron mejor en el festival. Durante la presentación de la banda de indie rock española, se citó la violencia contra los periodistas en México. Expresamente el vocalista señaló «No sé cómo están de censura, creo aquí es más al periodismo, está canción es para recordar que la palabra es lo único que tenemos». Ello nos habla del eco que tiene en el extranjero este fenómeno.

Al terminar Vetusta, decidimos recargar bebidas y no movernos de escenario para esperar la presentación de Julieta Venegas, quien con todo el poder femenino brindó un espectáculo ameno interpretando sus principales éxitos como “Andar conmigo” o “Me voy”. Además, se dio el lujo de presentar por primera vez su nuevo tema “Mismo Amor”. El acto también marcó un preciso y claro posicionamiento en contra de la violencia de género.

Era el momento de caminar un poco para llegar a la presentación de Santa Fe Klan, a quienes el escenario les quedó pequeño, pues se abarrotó rápidamente y todos los laterales  del escenario también se llenaron. Esto dejó poco espacio para moverse, aun así la gente no paraba de bailar a ritmo de rap y cumbia.

A esa hora apareció una de las cabezas de cartel, nos dirigimos al escenario principal para disfrutar a Limp Bizkit. Sin embargo, más allá de revivir la adolescencia, la banda quedó a deber mucho, no sólo como resultado de un sonido de escenario muy defectuoso, sino también de la desgana de sólo tocar por el nombre. Al parecer, los mejores años de la banda quedaron en el olvido, sobre todo la energía de Fred Durst.

Seguimos buscando música, encontramos la grata presentación de Nancys Rubias y Fangoria, la gente no paró de bailar con estas bandas que se divierten en el escenario y hace que quien los vea termine moviendo el cuerpo producto de este glam electrónico. La  gente inmediatamente comenzó a bailar, eso es algo genial de Nancys Rubias, una banda desenfadada que se divierte en el escenario. A esto se sumó en la fiesta Fangoria, quien con una rosa de fondo y los bailarines que nunca dejaron de moverse con coreografías donde la misma Alaska participaba. Había que seguir caminando y tocó el turno de presenciar la música electrónica Moenia, que interpretaron algunos de sus temas que forman parte de la música electrónica de culto mexicana, destacando “No dices más”, “Manto estelar” y “No puedo estar sin ti”.

Para finalizar ese día y ya desde las gradas, observamos la presentación de La Maldita Vecindad, era de esperarse un homenaje y reconocimiento a Eulalio Cervantes Galarza ( “Sax”), quien falleció no hace mucho durante la pandemia. Así, con el característico mensaje de reconciliación y paz, la banda interpretó éxitos como “Pachuco”, “Un poco de sangre” y “Kumbala” además de tener invitados de gran importancia como la saxofonista María Elena Ríos, quien en 2019 fue víctima de un ataque con ácido en su cara. También recibieron en el escenario a la Sonora Santanera y la primera jornada culminaba sin grandes daños pero con muchas historias.

Para el segundo día, el Lineup estaba muy bien definido, al inicio con dudas pues las bandas o proyectos nuevos apenas se han ganado la oportunidad única de estar en cualquiera de los cinco escenarios. Pero, el final tenía propuestas conocidas que garantizaban una gran jornada.

Por nuestra parte, teníamos mucha ilusión de comenzar a bailar con Son Rompe Pera, pero apenas llegamos al final, no obstante, no había prisa. Por ello, se inició la jornada formalmente con la actuación de Lido Pimienta, uno de los proyectos más interesantes. La artista colombiana-canadiense nos dio una mezcla de multiculturalidad, interpretando piezas realmente cargadas de energía.

Momento de regresar al escenario principal que ya registraba una afluencia mucho más numerosa de público para celebrar el domingo con música de Dread Mar I, personalmente pasamos de largo, pues para la tarde-noche era la hora de Love Of Lesbian, quienes presentaron su más reciente álbum V.E.H.N. Esta era otra de las bandas más esperadas en el festival, ya que muchos de sus fans, como era una de nuestras acompañantes, estaban ahí desde muy temprano. El vocalista Santi Balmes se entregó por completo a los asistentes. En lo personal, después de Vetusta Morla fue otra de mis presentaciones favoritas.

Nuevamente esperamos en el mismo escenario a una de las joyas del festival, era el momento de “Pucho”; C. Tangana se comió el Vive Latino 2022, presentando su performance único. El creador de El Madrileño trajo desde España a los artistas que lo acompañan en el Tiny Desk, recreando un tablao flamenco en la sobremesa. Así con una mezcla de flamenco, trap, reggaetón, bachata y hasta corridos tumbados dieron pie a una actuación inolvidable. Tangana se acompañó de artistas que le ayudaron en este disco como Adriel Favela y Ed Maverick al escenario. Este acto fue la sensación del festival y la mejor noticia fue que se presentaría, nuevamente en el Festival Ceremonia 2022.

Ya en plena recta final del festival restaban dos actos imperdibles: Los Fabulosos Cadillacs quienes se presentaron en el escenario principal y nos hicieron bailar y Pixies claro está propuesta con nostalgia pero mucha energía. Finalizamos el festival con la presentación de Groove Armada y a pesar que ya no había tantas fuerzas, la presentación nos hizo bailar un poco, lastima por el poco público, pero ese no fue pretexto y los pocos que nos quedamos a verlos lo pasamos genial. Regresamos a casa vivos llenos de ilusión y en espera del Ceremonia. Las risas no faltaron.

Crónica dos

Por:RUDO


Después de una larga pelea de aproximadamente dos semanas con los perros de Ticketmaster, pude ir a imprimir mis boletos justo el primer día del Vive Latino 2022, después a registrarnos al hotel, arreglar los últimos detalles y lanzarnos al Foro Sol. Fueron 8 años en el que no regresaba dos días al festival y acá les cuento cómo me fue:

Sábado

Los Cogelones: no los vi, te oído Ticketmaster.

Javier Blake: nos acomodamos y platicamos mientras empezaba la siguiente banda. ¡Meh!

Vetusta Morla: la primera gran sorpresa, no tenía contemplado verlos en un inicio pero mi novia que no pudo ir y es muy fan; así como los amigos con los que iba nos decidimos para quedarnos todo el show. Ahí vimos que en ese escenario invirtieron todo el audio para dar un gran espectáculo, los vimos hasta enfrente y con muy poca gente. Gran espectáculo.

Santa Fe Klan: era un “must” del festival y no decepcionó, en el escenario claro ya estaba atascado y me prefiero sus cumbias y el acordeón que sus rimas, también fue un gran show.

Julieta Venegas: la segunda gran sorpresa, era la primera vez que la veía en vivo, me sabía todas sus canciones; un set fino y nostálgico, con un discurso fuerte sobre la problemática de la desaparición de mujeres en nuestro país. Sin duda, de mis actos favoritos.

Limp Bizkit: acabando Julieta y entre un mar de gente, fui a lo que sería mi acto de graduación de señor metalero inmamable en un Vive Latino, la hora había llegado. Está bien que el último disco de la banda sea una sátira hacia ellos mismos, pero empezaron mal su set, con 3 canciones de ese mismo disco, sólo ubicaba “Dad Vibes”; el público también lo resintió y Fred Durst vio que nada más no prendía así que empezaron a tocar canciones viejas que era lo que todos los chavorucos queríamos. El set mejoró pero cayeron en la tropicalización y el escenario se convirtió en el “sabadazo” donde Dj Lethal empezó a soltar canciones culerísimas dignas del peor Dj del EDC; Kulikitaka, El Mariachi Loco, Chúntaro Style, La Chona y más canciones que no queríamos escuchar, sonaron. No nos quedamos a qué acabarán su “performance” y como buen metalero señor enojado, nos fuimos. Me quedo con el Limp Bizkit del Domination y me enojé porque tal vez era la última vez que íbamos a poder ver a esa banda cargada de nostalgia dosmilera en vivo; pero pues ¡meh!

Nancys Rubias: para quítanos el enojo llegamos a ver s Mario Vaquerizo y compañía que dieron un corto pero potente show, al otro día fueron tema por usar el escudo nacional en sus vestidos, pero lo que contó fue que dieron un gran show. Desde los 2000´s traía ganas de ver a las Nancys en vivo y hasta ahora lo logré.

Fangoria: ya con el público prendido salió Olvido y Nacho para interpretar los himnos de la banda, mi parte favorita fue el cover de OBK “Historias de Amor”. La energía que se sentía en esos momentos y con el audio tan chingón, lo convirtió en uno de las mejores actos del sábado.

Moenia: ya encarrerados entre el synth pop y la nostalgia nos fuimos a ver a Moenia, que me atrevo a decir, tuvieron más feeling y una energía más cabrona que los headliners, en una mar de gente en una carpa más pequeña se corearon todos los éxitos de la banda, un madrazo de nostalgia que al final se sintió como un abrazo bien merecido.

La Maldita Vecindad: ya cansados nos movimos a la zona de gradas del escenario principal para disfrutar sentados a la Maldita Vecindad, sin duda un acto que debes presenciar alguna vez en tu vida en el Vive Latino, y si; fue mi primera vez de la maldita y no decepcionó. Salió a tocar Kumbala la saxofonista María Elena Ríos, la chica a la que le fue rociado ácido en el rostro y fue un acto de protesta porque su agresor sigue libre. Fue un gran final para el primer día.

Saliendo nos fuimos a la casa de Toño a agarrar energía para el domingo, día en el que llegarían más amigos para sumarse a la caravana pachuqueña.

Domingo:

Lido Pimienta: fue de mis musts para el día domingo y a pesar de que no cantó la canción que quería que tiene en colaboración con Capullo, salió con La Bruja de Texcoco para brindarnos uno show potente y de protesta, de estar ahí reclamando el lugar de más mujeres en un line up lleno de vatos. Lido fue el primer acto que quería y que no cumplió al 100.

Ya de ahí era ir a acomodarse para ir agarrando lugar en el escenario Escena Indio donde el plato fuerte era C. Tangana y Pixies.

Love of Lesbian: se disfrutó y fue una buena sorpresa a pesar de que yo no soy fan y conocía muy poco de la banda pero mis amigos si lo disfrutaron cabrón.

C. Tangana: fue la mejor puesta en escena (porque si, la sobremesa es una obra de teatro) que haya visto en el vive latino y entra en el top 3 de los actos más cabrones que haya vivido en toda la historia del festival.
El setlist que soltó Pucho estuvo perfecto, no te quedabas con ganas de más; todo encajaba muy bien, algunas canciones viejas, las más icónicas de El Madrileño incluso el cover a New Order del Tiny Desk “Bizarre Love Triangle”. Con lágrimas en los ojos y con mis amigos a lado, vivimos uno de los conciertos más emotivos en la época moderna de la música. Sin duda algo muy difícil de superar.

Caminamos a ver cómo estaba la Banda MS en donde creo que les quedó chico el escenario pero terminamos regresando a ver a Pixies, con los que tenía una deuda por saldar y no hay plazo que no se cumpla. Por fin vi un show chingón y con audio de calidad de la icónica banda 100/10.

Groove Armada: siento que el público y el audio le quedó chico a esta banda, es una banda muy grande y quizá ya el público estaba destrozado y el audio muy malo para un set tan nostálgico que se aventaron, me quedé con ganas de más y tal vez en un escenario más chico y mejor sonorizado pero íbamos felices, porque habíamos vivido uno de los mejores Vive Latinos de la historia.

FIN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.