Rebounder: música para pasarla bien con letras reflexivas

Dylan Chenfeld crea música desde el proyecto Rebounder. El proyecto empata con los elementos que suelen describir a la música hecha de manera independiente y lo completa su hermano con quien crea canciones que, según nos cuenta Dylan pueden hacer bailar y pensar al mismo tiempo. En la charla Dylan también nos habla además de sus influencias y la historia de la canción donde participa Jesse Rutherford de The Neighborhood.

Entiendo que eres un neoyorkino de cepa. ¿Cómo luce en estos días la ciudad?

Muy bien, luce vibrante. Creo es un gran momento para estar en Nueva York porque existe un sentido de comunidad y es divertido pertenecer a ella. He estado aquí toda mi vida y en ciertos momentos estamos más al pendiente de lo que sucede en otros lugares, pero recientemente no es el caso.

Tradicionalmente, y desde afuera, vemos a Nueva York como el lugar donde todo sucede, la meca del arte y la vanguardia. ¿De qué manera crecer en NY influyó en tu vida?

Es curioso, porque pienso que cuando te encuentras en medio de algo no te das cuenta de ello. No entiendo la vida estando en otro lugar. No tengo otros referentes y tampoco cuento con el punto de vista del visitante foráneo. Recuerdo que desde muy joven tuve la oportunidad de asistir a conciertos y espectáculos y era común ver gente tocando en la calle. El arte estaba presente por doquier. Ver arte y escuchar música fueron actos naturales que he disfrutado desde muy chico.

¿Recuerdas algún concierto que haya sido especial y significativo para ti?

No olvido la emoción de asistir a los conciertos de amigos músicos cuando tenía unos 14 años. Ellos tendrían 18 años y tocaban terrible frente a un público no mayor de 20 personas, pero para mí era como estar frente a los Rolling Stones. Cuando cursaba el noveno grado fui a un concierto de Julian Casablancas y fue lo mejor que había disfrutado hasta ese momento.

La música de Rebounder parece encontrar un punto donde los sonidos pop incluyen letras más reflexivas…

Las canciones las componemos mi hermano y yo con la idea de que sean pegajosas pero también me interesan las letras interesantes que te hagan pensar. Deseamos combinar ambas intenciones en nuestra música. En el amplio mercado musical existen muchas letras que impulsan solamente la idea de pasarla bien, que no está mal, pero nosotros queremos dar un paso más profundo. Creo que existe las música para pasarla bien con letras alegres y música para pasarla bien pero con letras más introspectivas. Valoramos a grandes letristas como Leonard Cohen.

Parece que tus influencias musicales y visuales están en las imágenes que acompañan y conforman el video de: Meet Me At The Bar…

Ahí están todas. Empecé por recordar los videos que me han gustado como una entrevista a Leonard Cohen, comerciales de los sesentas de Coca Cola, Gran Hotel Budapest, New Order, etc.. Los descargué y comencé a editar el video de tal manera que hubiera puntos en contacto entre la música, las letras y el video. Por ejemplo en el segundo párrafo de la canción digo que “un esqueleto tiene más palabras que yo” y en el video aparece un extracto de una animación de Tim Burton donde aparece un esqueleto. Compré una pantalla verde y grabamos todo en mi casa. Fue sencillo de hacer. Me gustaría hacer más videos en este estilo.

Aparecen en varios momentos escenas de Gran Hotel Budapest de Wes Anderson…

Me gustan mucho su trabajo, pero especialmente Gran Hotel Budapest me atrapó por su caracter visual, por de estilo Rococo que se lleva a cabo en un lugar imaginario y todo lo que el director creó alrededor de el. Es un lugar mágico.

No soy europeo, soy profundamente americano. Muchos amigos aunque nacieron en Estados Unidos, tienen familiares de España, Francia y son bilingües. Yo solo hablo inglés y punto. Mis abuelos eran de Europa del Este y escaparon para llegar aquí. No los conocí pero a través de las imágenes de Gran Hotel Budapest me gusta imaginar lo que habría sido un poco la Europa de ellos.

Me gusta la idea de que Anderson juega casi al infinito con los detalles y las referencias. Todo el juego visual simétrico y que si haces un zoom a alguno de los botones descubrirás que es uno de los Beastie Boys. Tiene una historia y es romántica. Todo lo que busco en una película está ahí.

¿Cómo surge la canción Change Shapes?

Es curioso: nos han dicho que parece que nace de un ritmo plástico preestablecido del sintetizador, pero la creación de esta canción es peculiar porque a veces mi hermano y yo escribimos las canciones de una manera muy tradicional. Nos sentamos a crear y después pasamos a la producción y demás, pero esa canción fue hecha con el proceso a la inversa: empecé por componer el ritmo en mi computadora, después añadimos melodías y empezamos a jugar con el ritmo. Nos dimos cuenta que teníamos algo especial, una canción que parecía contener historia y que burlaba al sentido del tiempo. Cuando fuimos a Los Ángeles a hacer la mezcla apareció como la una canción con posibilidades. La escuchó Jesse y se dio entonces la colaboración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.