NIN3S: manual para aprender que la música puede abrazarte

Días antes de la charla que sostuvimos con NIN3S, se cumplían 50 años del estreno de película Naranja Mecánica en cuyo soundtrack, Wendy Carlos fusionó música clásica con sonidos producidos por sintetizadores. Por otra parte, también en esos días, el legendario compositor estadounidense Phillip Glass cumplía 85 años.

Las dos noticias se convirtieron en pretextos ideales para comenzar un diálogo con el músico español quien se ha movido de las eternas noches de progressive house en Ibiza bajo el nombre de DJ Uner, hacia nuevos mundos sonoros concebidos en los tiempos de profunda reflexión y que forman Hopeyard. La nueva aventura creativa incluye la participación de Teal Jazz, una artista cubana que ha colaborado con Chucho Valdes y Pat Metheny y la presencia de Toshi, vocalista zulú de Sudáfrica.

Las nuevas canciones han sido creadas en su estudio en Connecticut, desde donde se realizó la emotiva charla.

N: Tengo influencia de muchos artistas y por supuesto del sonido de bandas sonoras. Soy un gran fan del cine y de la música para el cine. Es importante detectar y recoger esas señales que han los grandes músicos a lo largo de la historia para poderlas matizar. Se parece a tomar un pedazo de barro para hacer tu propia forma y así crear nuevos sonidos.

¿Cómo fue tu acercamiento a la música?

Mi padre era un melómano. Todo el tiempo ponía viniles y casetes en casa. Fue una influencia muy grande para mi. Gracias a el siempre escuché mucha música y de todo tipo: Jean Michel Jarre, Status Quo, Miguel Bosé, Juan Pardo, Víctor Manuel, Camilo Sesto… tengo una influencia de infinidad de artistas que han moldeado en mi cabeza durante todos esos años y a esto hay que sumarle que estudié música clásica desde muy pequeño.

¿En qué momento decidiste dedicarte a la música profesionalmente?

En 1982 escuché por primera vez a Jean Michel Jarre. Fue un punto de inflexión porque había algo distinto a lo que estudiaba, pero cuando ví tocando en directo a Laurent Garnier fue cuando dije: “Wow, ¡yo quiero hacer eso!”. Me impactó mucho y comencé a ir a conciertos, a escuchar bandas.

Parece que se te dio naturalmente el encuentro entre la música clásica y la electrónica…

Justo por eso Jean-Michel Jarre ha sido el artista que más ha influido en mi. Escuchaba sus discos y pensaba que a nivel musical suena a música clásica pero los sonidos que aparecen no son clásicos. No suena un chelo, ni un cuarteto de cuerdas, eso que suenan son sintetizadores. Entonces mi padre me llevaba a tiendas de instrumentos musicales para tratar de entender cómo funcionaba un sintetizador. Yo tenía 5 o 6 años y con esa curiosidad propia de un niño trataba de descubrir esos sonidos que se generaban cuando apretabas un botón u otro. Posteriormente decidí que quería aplicar lo que había estudiado en la escuela de música e integrarlo con este universo de música electrónica.

¿Cómo tomas la decisión de dejar tu camino como DJ Uner y dar este giro conceptual y artístico?

Venía arrastrando un sentimiento desde años atrás de querer hacer algo distinto pero por falta de tiempo no lo hacía. No tenía la oportunidad de sentarme durante un año en estudio a buscar o crear un sonido diferente con el que me sintiera cómodo expresándome al componer y producir. Esta fue la parte difícil, encontrar el tiempo para hacerlo.

La parte fácil fue decidirme a hacerlo porque el deseo de moverme hacia nuevos caminos ganaba. Fue una locura porque la decisión la tomé antes de la pandemia. El último show que hice como DJ Uner fue en septiembre de 2019. El equipo con quien trabajaba pensó que había enloquecido.

En este proceso natural me pilló la pandemia y entonces se convirtió en una decisión de ahora o nunca. Lo tomé como una señal que me decía “siéntate a crear”. Decidí invertir todas las horas posibles en crear algo absolutamente diferente, que no tenga reminiscencias a mi trabajo anterior salvo la textura electrónica.

¿Utilizas alguna dinámica específica para crear música? ¿Cómo te organizas para enfocarte, por ejemplo, a componer?

He aprendido con los años a no pensar en el mañana. La muerte de mi padre marcó mucho mi vida. Mi padre marcó mi vida a nivel musical y su muerte cambió mi vida a nivel personal. Era un hombre absolutamente sano, sin ningún padecimiento, no había tenido un catarro en su vida. Una noche se fue a dormir y ya no se despertó.

Entonces, dejé de pensar en el mañana y en cambio pensar y disfrutar el día de hoy. Hacer las cosas para disfrutarlas. Hoy me levanto y disfruto lo que me hace feliz: mi familia, mi pareja, mis perros, mi vida en el campo. Si te enseño la parte aquí fuera solo verás árboles. Un día pasa un zorro, otro día un coyote. Eso, junto con la música, me hace muy feliz. Eso marca hoy la pauta en mi proceso creativo: levantarme y crear. No significa hacer canciones todos los días.

Hay muchas veces que el proceso se limita a investigar, leer, hablar con amigos. La gente piensa que estoy todo el día en el estudio, pero no es así, me volvería loco. Salgo a pasear a mis perros, a quitar la nieve con la pala, voy al supermercado.

Organizo mi día con respecto a sensaciones. Es decir, si un día me levanto y me noto especialmente conectado con hacer música, ese día me enfoco a ello y es lo único que hago. Pero si levanta con ganas de leer, entonces comprendo que no es un buen día para hacer música y me dedico solo a leer.

Es cuestión de conocerse a uno mismo y saber cuáles son los momentos que te pueden dar la inspiración porque el forzarte a hacer algo puede ser el motivo principal de bloquearte creativamente.

Si no sientes esas mariposas en el estómago. como cuando te enamoras, mejor cierra la laptop o el piano, guarda la guitarra, vete a pasear, a tomar un café con tus amigos. Puedes escuchar un disco con música absolutamente inusual para tus oídos. Lee una revista. Investiga sobre ovnis. Siéntate a hacer música, a crear, hasta el momento que tu cuerpo y tu cabeza te lo indiquen.

¿Cuál crees que sea el papel de músico hoy en día?

Un músico es es un transportador de cultura. Con una canción eres capaz de transmitir y mostrar muchas cosas. Incluso puedes educar a la gente, puedes cambiar la manera en la que la gente aprende, en la que la gente absorbe los conceptos de lo que de lo que existe en nuestro alrededor.

Una canción puede cambiar la vida…

Claro, si te das una vuelta por el bosque, regresa a casa y repite la vuelta pero ahora con audífonos y descubrirás otro bosque. La música hace que todo se vea de un color diferente. No es lo mismo enfrentarse a un problema en tu trabajo diario, en una oficina, en silencio o escuchando solamente el repiqueteo de las teclas de las computadoras, que enfrentarte al mismo trabajo mientras escuchas el último álbum de Ludovico Einaudi, estoy absolutamente seguro de que el problema con ese cliente o con ese compañero de trabajo será absolutamente distinto.

Como músicos tenemos que luchar por que la gente vea la vida de un modo distinto. Que se abran a comunicarse de diferentes maneras. Que se desapeguen a la locura proveniente del uso excesivo de las redes sociales.Que encuentren en el arte una salida, una luz al final del camino. La cultura y las artes son algo vital para la comunicación y para transitar el camino humano. El arte te abre el alma, el espíritu. Te abre el la visión, la mente. Ves la vida de otra manera.

Me cansé del del mundo DJ porque hay una parte que solamente es el ir de fiesta, estar en la cabina rodeado de gente de fiesta y después de tocar, irte de after a seguir la fiesta. De vez en cuando está bien. A todos nos gusta salir y comernos una pizza y tomarnos un vaso de vino pero si comes y tomas pizza y vino todos las días algo sucederá. Cada cosa su momento. Hoy quiero dar algo diferente a la gente. Un discurso diferente lleno de esperanza, de luz y color, y no solamente de fiesta.

Mi educación y mi vida sin la música habría sido absolutamente distinta. Pasé por momentos que probablemente no habría superado de la misma manera si no hubiera tenido la música a mi lado. Eso que la música me ha dado debo devolverlo. Deseo mostrar que la música también puede abrazarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.