Los Herrera Gutiérrez

A través de un video, este jueves 15 de julio se despidió Arturo Herrera Gutiérrez de la Secretaría de Hacienda. El hoy exfuncionario hidalguense hizo hincapié en su mensaje que durante su paso por la institución encargada de la política fiscal le tocó vivir la peor crisis económica desde la Gran Depresión y la pesadilla sanitaria mundial que nos trajo la pandemia por el Covid-19.

En un video grabado desde la que al parecer fue su oficina, Herrera dijo que su trabajo al frente de la Secretaría se enfocó, por un lado, en mantener el equilibrio macroeconómico a pesar de la crisis, y al mismo tiempo evitar afectar a los sectores más vulnerables. En el colofón del video, expresó su confianza de que hemos superado lo peor y que vendrá un periodo en que el podremos ver con cierto optimismo el futuro.

Después Herrera se despidió con un simple “muchas gracias y hasta luego”, y así cerró su paso por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el hijo del fallecido Arturo Herrera Cabañas, a quien apodaban el Cherokee, y quien destacó por su trabajo como historiador y como promotor de la cultura en el Estado de Hidalgo.  

Arturo Herrera Gutiérrez, quien se perfila para ser gobernador del Banco de México, es hermano de Yuri y Tonatiuh, a quienes conozco por mi trabajo como reportero, pero también por tener amigos en común y por mi gusto por la difusión de la cultura local.

A Yuri, quien es hoy uno de los más destacados escritores hidalguenses y quien se encuentra en el radar como uno de los protagonistas de la nueva literatura hispanoamericana, lo conozco gracias a que hemos coincidido en reuniones con amigos donde hemos podido charlar de manera desparpajada. Yuri es un hombre que puede guardar un semblante serio pero que en cualquier momento cambia por una sonora carcajada. Cuando viene a Pachuca, le gusta convocar a sus amigos para ponerse al día de lo que sucede en la vieja ciudad minera, reuniéndose en cantinas de tradición o de quien ofrezca su morada en ese momento.

A pesar de que vive en Nueva Orleans, Estados Unidos, desde hace varios años no ha perdido su vínculo con su tierra, y en el 2018 trajo al presente una historia que sucedió hace más de una centuria en Pachuca con su libro El incendio de la mina El Bordo (Editorial Periférica). Hace unos cuatro años que coincidimos en una feria del libro local me preguntó que como iban las cosas con el entonces entrante gobierno de Omar Fayad.

A Tonatiuh lo conocí por su trabajo en la Fundación Herrera Cabañas, a donde lo encontraba a propósito de alguna exposición o presentación editorial. Después, en vísperas de la elección de 2006, mantuve contacto con él porque Herrera coordinaba las Redes Ciudadanas en apoyo al candidato Andrés Manuel López Obrador y a mí me tocaba cubrir sus actividades para el periódico en el que trabajaba. Después de eso coincidimos un par de ocasiones en la Fundación, donde llegué a ocupar su biblioteca en alguno de los trabajos freelance que he tenido. Hoy sé que es Subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del gobierno federal. Tonatiuh está comprometido con la causa de López Obrador desde aquellos tiempos del Voto por voto, casilla por casilla.

A su madre, Irma Eugenia Gutiérrez, también la conozco, aunque pocas veces hemos platicado. La recuerdo en los pasillos de la Fundación, siempre activa, haciendo trabajo político desde la sociedad civil.

Los Herrera Gutiérrez provienen de una estirpe que ya dejó su impronta en Hidalgo, pero que aún tienen muchas páginas por escribir. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.