King Hannah: apuntes naturales de un camino que te lleva al siguiente camino

Cuando supimos que Hannah Merrick y Craig White se conocieron mientras trabajan como meseros, quisimos saber la manera en la que el mundo de las coincidencias se ha presentado para la realización de I´m Not Sorry, I Was Just Being Me, el álbum debut del dúo de Liverpool. Quisimos indagar más allá de las influencias musicales que forjan su sonido, donde encontramos evidentes ecos de Mazzy Star, Cowboy Junkies y Sharon Van Etten. Encontramos empates entre una vieja entrevista que hicimos a Yo La Tengo, en la que se identificaba una peculiar labor que se esculpe desde una profunda pasión de quienes pasan del escuchar música a crearla. Platicamos también de los discos grabados en vivo y cómo pueden rebasar su papel de simple recuerdo y la manera en que las presentaciones en vivo han permitido que las canciones de King Hannah muten cada noche para convertirse en nuevas ideas.

¿Cómo se siente tener su primer álbum en el mundo?

Hannah: Es una locura. Es abrumador y aún no lo acabamos de asimilar. Pensamos que lo que asimilaríamos al tener el disco en nuestras manos o al verlo ya distribuyéndose, pero ya pasó esto y ni así logro asimilarlo. Tal vez nunca lo haga. Es una buena sensación.

¿Qué tanto se parecen las ideas cuando comenzaron a imaginar hacer un disco a lo que sienten hoy?

H: Siempre ha sido la idea o el plan, nunca fue un pasatiempo. Hacer música no siempre ha sido “Algún día lanzaremos algo”, pero desde hacer el álbum hasta lanzarlo, ha pasado tan rápido que, como dijimos, aún no nos ha llegado; pero siempre ha sido el plan.

Leí la historia de cómo se conocieron, que fue realmente interesante, que describiste como un caso de casualidad. ¿Tuvo lugar este fenómeno en el proceso creativo del álbum? ¿Dejaste, en algún momento, algunas opciones a la suerte o al azar?

H: Esa es una buena pregunta, pero no lo creo.

Craig: Mientras hicimos este álbum, tratamos de tener mayor confianza en las decisiones que tomamos. Hannah y yo tenemos un gusto musical muy similar, las cosas que amamos de la música son esencialmente las mismas; así que intentamos ser fieles a eso y hacer lo que pudimos para terminar con un sonido que nos gustara.

Lo que más disfruto de hacer música es que no planifico lo que haré con la guitarra, simplemente me presento en el estudio y reacciono a la música. Tal vez no sea tanta suerte, pero definitivamente es un aspecto que no está planeado previamente y no sé cuál será la parte de la guitarra o el sonido que vendrá, simplemente empiezo a hacerlo.

¿Cómo es la dinámica con las letras?

H: Casi siempre vienen antes. Si no, intento adaptarlas después, pero así no es una forma divertida de hacerlo, se pierde lo orgánico del proceso. Para hacer el disco el tiempo era muy ajustado y tuvimos que ser bastante rígidos con nuestro método.

¿Este tiempo limitado que tuvieron para hacer el álbum afectó de alguna manera su proceso creativo?

H: No lo creo. Teníamos un deadline estricto, pero de todos modos, siempre me he fijado plazos cuando se trata de escribir canciones, porque siempre existe motivo para terminarlo, o simplemente tienes que hacerlo, ya sabes. Fue solo una apurada carrera, y no necesariamente la forma más divertida de escribir, ¿Te pasó a ti (Craig) con la guitarra?

C: A veces, a veces. Pero, también es bueno tener el tiempo y la libertad de entrar y pensar “Trataré de llegar con algo hoy”, en lugar de hacerlo ante la gran necesidad de terminarlo a esta parte de la guitarra a como dé lugar. Cuando empiezas a pensar así, gozas de menor libertad. Teníamos un cronograma, donde teníamos que planificar lo que grabaríamos en un día determinado. Tal vez preferimos tener los plazos un poco más amplios.

En sus videos, en el arte visual del disco, aparece la naturaleza como elemento recurrente. ¿Existe algún motivo por el que decidieron, por ejemplo, grabar en estos lugares?

C: Las portadas del álbum y del sencillo fueron filmadas en el norte de Gales, cerca de donde es Hannah, y mucho del álbum líricamente está relacionado con la infancia y la familia, es bastante sentimental y nostálgico, aunque tiene estos momentos ruidosos. Creo que el aspecto de la naturaleza proviene de ti (Hannah) creciendo en un espacio abierto y al aire libre. Muchas de las canciones mencionan campos; estamos muy inspirados en la infancia. No soy del norte de Gales, pero durante tres o cuatro semanas cada verano, iba con mi familia y me encanta el aire libre, es parte de mis recuerdos favoritos, que han sido muy cerca de donde creció Hannah, por coincidencia. Entonces, eso es todo en el álbum, y la obra de arte lo refleja.

H: Creo que, volviendo a la pregunta sobre la suerte, nuestro mayor afortunado momento, por más cursi que suene, ha sido conocernos en la universidad. Si Craig no hubiera, es posible que nunca nos hubiéramos conocido.

Es interesante como segundos o minutos pueden cambiar nuestras vidas por completo…

H: Es tan maravilloso pensar que todo pasa por algo y que un camino te lleva al siguiente. Así es la vida, ¿no?

Volviendo a su música, existen evidentes influencias musicales en ella, ¿existen influencias que no sean tan claras de identificar en su álbum?

C: Estoy tratando de pensar en cosas que hayan influido directamente en el álbum, en lugar de hacerlo de manera abstracta. Pero creo que tal vez todo sea muy obvio. Estábamos muy influenciados por ver películas y artes, todas esas cosas terminan filtrándose en el álbum, las cosas que estás consumiendo mientras lo haces.

En estos ​​meses de creación del álbum, ¿hubo alguna película que ayudó a tomar cierta dirección?

C: Bueno, está la película Old Joy, dirigida por Kelly Reichardt, cuya banda sonora fue hecha por Yo La Tengo, que me encanta. Básicamente no pasa nada en la historia, son solo dos tipos que se van de campamento a Estados Unidos, pero la banda sonora es espectacular, es uno de mis discos más escuchados. Esa película nos influenció mucho, especialmente Berenson, que es un tema instrumental en el disco. La canción lleva el nombre de Saul Berenson, nuestro personaje favorito.

H: Craig y yo cantamos en la canción I’m Not Sorry, I Was Just Being Me que además da título al disco. La letra de esa canción se derivó de dos películas, The Way Way Back y Little Miss Sunshine, ambas protagonizadas por Steve Carell.

¿Cómo ha sido tocar en vivo estas canciones?

H: Las presentamos en nuestra gira por el Reino Unido, nos encanta tocarlas en vivo, porque jugamos con ellas y se han convertido en su propia versión y no suenan mucho como el álbum. Bueno, puedes decir que son ellas, pero les añadimos elementos, porque tuvimos la oportunidad de hacerlo.

C: En el escenario puedes jugar mucho más con la dinámica. Nos encanta tener esos momentos íntimos y tranquilos en los que todos solo escuchan, y luego puedes hacer esas partes más pequeñas y puedes hacer que las partes grandes sean aún más grandes y más largas. Quizás grabado, puede sonar un poco complaciente o pretencioso, pero en vivo, hay cosas con las que puedes salirte con la tuya. Es muy difícil capturar esa experiencia en vivo en un disco, por lo que tienes que encontrar formas de evitarlo y tratar de encontrar la parte emocional de la canción de una manera diferente; donde en vivo se trata mucho más de la energía pura y cruda.

H: Y la multitud, noche a noche, también reaccionó muy bien a las mismas canciones. Lo que realmente agradecemos es que las canciones que más nos gustan a Craig y a mí son las que parecen ser las que más les gustan a los oyentes, así que eso fue bastante reconfortante.

¿Qué piensan sobre los álbumes grabados en vivo?

C: Me encanta la idea de ellos, pero creo que nunca los escucho, lo cual es extraño. Me encanta la idea de grabar un disco en directo. Pero creo que no es realmente un álbum.

Creo que se convierten en un souvenir, un recuerdo…

C: Sí, pero me gustaría hacerlo solo como un concepto, tener registros de cómo tocamos las canciones, para que las personas que nos vean en vivo y les guste puedan escuchar las canciones en esos arreglos.

¿Puede la grabación en vivo retener de alguna manera el espíritu y energía vividos durante el concierto?

C: Definitivamente es algo de lo que hemos hablado. Poder grabar versiones en vivo de nuestras canciones y tal vez lanzarlas como pequeños extras o recuerdos, como dices.

En ese sentido, cuando crean las canciones, ¿piensan en cómo las tocarán en vivo?

C: Pensamos en vivo, no sé cuándo tú (Hannah) los estás escribiendo, pero definitivamente cuando me los traes, todo es parte de la misma conversación de “Este necesita ser enorme”, porque son los shows que más nos gusta ver. Cuando creamos canciones, nos gusta saber que no solo existirán como discos y que las tocaremos durante muchos años.

Y lo que tú (Craig) dijiste acerca de que la gente en la multitud estaba en silencio y escuchando la música, difícilmente lo encontrarás en México.

H: ¿Qué pasa en México?

IN= Somos muy ruidosos, y la gente nunca deja de animar o moverse, es muy difícil encontrar un momento tranquilo o silencioso, sin importar el estilo de música o momento de la canción. ¿Tienes planes de venir de gira por acá?

C: En mayo iremos de gira por América del Norte, todo mayo, pero no incluye a México. Nos encantaría ir a México, sería muy divertido.

Ahora, ya con el disco en sus manos, ¿cuáles son tus pensamientos para la banda en el futuro? ¿Dónde quieren estar en unos años?

C: Si en 15 o 20 años, todavía estamos haciendo música, entonces eso será todo, estaré muy feliz. Significaría que habremos hecho algo bien. Las personas que amamos en la música son PJ Harvey, Bill Callahan y Yo La Tengo, son personas que lo han estado haciendo durante tanto tiempo, y giran y cambian, con un base de fans que los respeta.

H: Puedes escuchar su vida en ellos, las fases por las que están pasando. No todos los álbumes son iguales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.