Hippo Campus entre el surrealismo y la honestidad

En 2021, el quinteto Hippo Campus dio a conocer el EP Good Dog, Bad Dream como anticipo a lo que será su tercer álbum, L3, que llegará en febrero del 2022. Desde su estudio en Minneapolis, conversamos con el bajista del grupo, Zach Sutton sobre la amistad, (la prepa fue donde se formó el grupo), la cancelación a futuro (Sex Tape puede ser un concepto que tarde o temprano pone el dedo inquisidor) y el truco para mantenerse tocando en una banda (el joven grupo no lo es tanto y esto se aprecia en carreras longevas como la de los Rolling Stones, una posibilidad de seguir tocando rock toda la vida).

¿Cómo fue el proceso para crear las nuevas canciones?

Ha sido algo bastante espontáneo. Terminamos Good Dog, Bad Dream durante la primavera de este año, aunque algunas canciones son de un par de años atrás. En este largo proceso queríamos hacer algo diferente, algo más articulado y finalmente, cuando unimos a las ideas previas, resultó ser algo surrealista, casi como un sueño y en un tono distinto al que normalmente tocamos.

Estoy de acuerdo, el EP puede compartir la misma vibra de un álbum y al mismo tiempo puede darle énfasis a ciertas piezas, dándoles vida individualmente. Por otro lado, podemos observar tanto en Good Dog, Bad Dream el nombre del EP, como en ciertas letras de sus canciones, referencias a los sueños. ¿Son los sueños, o el sueño, una parte esencial del proceso creativo, ya sea para ti o para los integrantes de la banda? ¿Quizás no sólo el sueño, sino también las pesadillas?

Sí, en parte. Creo que fue más como una representación creativa o como una metáfora, el sueño como un vehículo para ilustrar estos tiempos tan únicos y extraños, que todos hemos estado experimentando. Por un lado, la forma en que todo ha cambiado y, por otro, por lo irreal que todo parece hoy en día. Así que, las letras de las canciones fueron compuestas totalmente en un estado de vigilia, consciente, nada fue inspiración de un sueño, por lo menos hasta donde yo sé. Pero esto es por que, nuevamente, las condiciones actuales son como estar en un sueño y sentimos que era importante manifestarlo, porque de no hacerlo podría un error, pues pasaría inadvertido lo surrealista que es.

Y dentro de sus letras y su música se alcanza a identificar cierto sentido del humor…

Este EP es surrealista hasta cierto punto, pero también tiene un lado muy honesto, ya que las letras son bastante directas, uno las puede entender fácilmente. Por lo que de alguna manera se pueden entender como irónicas, pues es parte de lo que somos. Nunca antes habíamos tenido la oportunidad de hablar de esto en nuestra música, el que seamos introspectivos o de alguna manera irónicos es algo que queríamos transmitir. Nos gusta tener ese sentido del humor. Por ejemplo, no es que hablemos todos los días de Britney Spears, pero es un tema que en ese momento estaba presente en nuestras cabezas, así que lo mencionamos con ese matiz de honestidad pero al mismo tiempo con cierto sentido del humor.

Leí que todos ustedes se conocieron cuando estaban en la prepa, ¿cuánto tiempo llevan de conocerse?

R- Jake y yo nos conocemos desde los 12 años, así que son entre 13 y 14 años de amistad, y con el resto de la banda alrededor de 10 años. Empezamos a tocar hace unos ocho años.

Puede parecer poco tiempo, pero en realidad es un tiempo considerable para una banda ¿Tienen algún truco para continuar creando y tocando música juntos?

A veces bromeamos sobre ser un matrimonio; existe mucho amor; a veces podemos tener roces, pero cuidamos de no llegar al punto de afectar la relación. En realidad no tenemos ningún truco, sino bastante comunicación y respetar el espacio de cada uno. Desde el día uno entendimos que nos dedicaríamos a esto por siempre, hasta que seamos ancianos. Cuando supimos de la muerte de Charlie Watts, baterista de los Rolling Stones, pensaba en que mantuvieron la banda durante toda su vida y estoy seguro de que llegó a haber momentos en los que se odiaban los unos a los otros, pero es un matrimonio, un compromiso hacia algo más grande que cada uno de sus integrantes.

¿Qué nos puedes contar sobre la canción Sex Tape y su video?

La canción surgió de la nada. Estábamos en el estudio con unos acordes, poniéndolo todo junto y mientras trabajábamos en las letras, recordamos la historia de una persona que solía hacer una sarta de cosas extrañas con tal de ser aceptado en cierto grupo social. Entonces la canción habla de ser tú mismo, pero quisimos hacerlo un poco satírico y surreal, al plantearlo como “¿filmarías mi video porno?” porque de esto sigue, “¿qué tan lejos irías?”

El video lo hizo Joe Pease, un gran fotógrafo de origen australiano. Lo contactamos por Instagram. Le dijimos que amábamos su trabajo y le preguntamos sobre qué opinaba de hacer un video para nosotros, que mantuviera su estilo. Así que le enviamos metraje random de nosotros sobre un fondo verde y él armó todo en este estilo tan único, que al final le dio un agregado extra de surrealismo al EP, con una estética DIY, algo grunge, que al mismo tiempo es extraño y divertido.

Seguro te enteraste sobre el chico de la portada de Nevermind, demandando a Nirvana por haberlo fotografiado desnudo hace 30 años. La noticia nos deja pensando sobre lo que podría suceder en el futuro, en cuanto a lo que será incorrecto o correcto. Dejando vagar un poco la imaginación, supongamos que en un futuro fuese prohibido el video de Sex Tape o su título, ¿te imaginas?

Creo que en el futuro veremos en retrospectiva a la industria musical y observaremos lo increíblemente sexista que era, o en el caso de artistas que provienen de orígenes distintos, los cuales son, de alguna manera, explotados por las disqueras, en cuyos puestos directivos generalmente no encuentran representación. Así que espero que al ver hacia atrás, en unos 20 años, nos demos cuenta de lo mal que estábamos y que haya cambiado, hacia una mayor equidad, probablemente con algunos de estos artistas tomando decisiones o controlando parte de las disqueras. Y, especialmente, espero que sea menos sexista, en ese mismo sentido de equidad; que exista mayor representación femenina en la producción o en la ingeniería de audio, que es un campo prácticamente controlado por hombres. Evidentemente, estos son temas de los cuales hablamos hoy en día como el acoso o la violencia, y que cada vez esperamos más que estemos avanzando y sean cosas que se mantengan en el pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.