Faye Webster: disco en play perpetuo.

Disco en play perpetuo. Luces tenues que encantan a la noche y a sus visitantes. Sonidos que se deslizan hasta la intimidad. Oídos seducidos por colores. La batalla del magenta y el azul que se resiste a la nostalgia.

En I Know I´m Funny haha, el más reciente disco de Faye Webster, se puede apreciar una madurez propia de quien nació y creció rodeada de música junto a una larga tradición de instrumentistas de bluegrass y country en su familia. “Mi abuelo tocaba la guitarra y nos compró unas guitarras desde que éramos pequeños” recuerda Webster desde su espacio en Atlanta donde alcanzamos a ver a lo lejos un tocadiscos. “Mis padres siempre han sido grandes amantes de la música, pero no fue hasta que mi hermano mayor empezó a involucrarse con grupos de la escena de Athens que empecé a interesarme en dedicarme de lleno a tocar. Recuerdo estar sentada en mi cuarto y escuchar a su grupo ensayar en el sótano de la casa, me emocionaba imaginarme haciendo lo mismo.”

Desde la parte de los procesos creativos, aparece la pregunta sobre ese entorno plenamente musical donde creció y la manera en que definió su camino creativo que incluye su interés por lo visual, particularmente por la fotografía y el diseño gráfico. “Mi hermano me enseñó a tocar la guitarra y después tomé clases y aprendí lo suficiente como para poder empezar a crear música libremente y con mis propias ideas”.

La experiencia de Webster en la escuela, donde estudió Composición musical, tomó nuevas rutas cuando que reflexionó sobre su futuro profesional como creadora:

“Mientras estaba en la escuela me di cuenta que no me darían un espacio para tocar en lugares por tener o no un título así que decidí tomar otro rumbo. Fue cuando me involucré en el diseño gráfico y fue un gran momento porque comencé a crear portadas para discos y diseños para escenarios. También seguí con mi carrera como fotógrafa. Si tienes claro y disfrutas tu proceso de creación puede ser complejo o abrumador tener a alguien que te dicte la manera de hacerlo. Musicalmente cada vez me gustaba más la manera en que sonaba mi música. Escogí un camino de plena libertad creativa.”

Hoy en día, la carrera musical es la principal guía de Faye Webster. Desde su disco debút, Run & Tell, que lanzó a los 16 años, el reconocimiento ha ido aumentando. En 2020, Barack Obama la incluyó en la lista de sus canciones favoritas y Elton John es un fan confeso y constante promotor de su música mediante su programa radiofónico. Sobre la manera en que supo que Obama era seguidor comenta: “Era navidad y estaba en casa de mis abuelos. Noté mucho movimiento de etiquetas en Instagram y no sabía el motivo. Cuando lo descubrí, traté de explicarles con emoción a mi familia y salí a llamarle a mis compañeros de grupo. Me gusta pensar que Sasha, la hija del expresidente, tuvo que ver con la decisión de su padre porque me da impresión que tiene ella buen gusto musical”.

El título del nuevo disco que además es una de las canciones que conforman I Know I´m Funny haha, parece tener una carga de humor e ironía. Sobre esta idea la cantante afirma: “No concibo la posibilidad de ser amigo de alguien que no sea divertido. Para mi resulta complicado pasar el tiempo con una persona que no me haga reír. Cuando compongo música, aunque se trate de canciones que tal vez lleguen desde emociones profundas, aspiro a que, quien las escuche, encuentre una conexión entre dos seres que simplemente disfrutan de esos sonidos. Prefiero que exista este tipo de conexión a una de carácter más obsesivo o de idolatría.”

En ese sentido, le pregunto, sobre creadores que considera le han influenciado en su vida y su respuesta va en camino de la fotografía y la literatura: “Un fotógrafo que admiro plenamente y que además ahora ya es mi amigo es eathumans. Su estilo me encanta y se ha encargado de tomar las fotos para mis discos. De escritoras mi gran influencia es Patti Smith quien además de ser una gran autora, demuestra su auténtico gozo por lo que hace hace, sin adornos. Cuando la leí por primera vez me abrió los ojos en muchos sentidos”.

Muy probablemente inspirada en esa manera natural de crear, y para concluir nuestra plática, la joven creadora nos cuenta la manera en que la imagen y los sonidos se conjuntan en los videos que acompañan sus canciones:

“No deja de sorprenderme la capacidad que tienen algunos para conectar inmediatamente los sonidos con la imágenes y eso fue justo lo que sucedió con el video para Cheers. Cuando el director escuchó la canción por primera vez inmediatamente supo que iría muy bien con imágenes de motociclistas. Hay un grupo de ellos en Atlanta que merecen mayor reconocimiento y que participaron en el video. Para el video de I Know I´m Funny haha, al ser la canción que mayor conserva un estado crudo y puro desde su creación, decidimos hacer un video con alma casera, sin glamour, sin nada extra”.

Faye Webster se presenta en el Festival Corona Capital este fin de semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.