Escenario despejado para Morena en Hidalgo

En nuestro país los cambios han ocurrido a diferentes velocidades. La Ciudad de México se ha mantenido como el faro que nos dice hacia dónde van las tendencias de transformación: desde la alternancia política que hoy vivimos, en la cual Morena se ha convertido en la fuerza política mayoritaria, hasta la adopción de políticas públicas que en su momento fueron de vanguardia y que hoy apenas están adoptándose en algunos estados de la república.

El dominio político que hoy tiene Morena en el mapa nacional llegó antes a la Ciudad de México, desde que Cuauhtémoc Cárdenas asumió el poder en 1997 cuando los capitalinos votaron para elegir a su jefe de gobierno, que antes era designado por el presidente de la república bajo el cargo de regente del Departamento del Distrito Federal.

Quienes llegaron al poder de la mano de Cárdenas hoy se mantienen bajo las siglas de Morena, aunque menguados por la reciente elección donde los hoy aliados PRI, PAN y lo que queda del PRD, recuperaron la mitad del mapa político de la capital del país.

Paréntesis: ¿Podríamos anticipar que lo que ocurrió en la capital será un ensayo de lo que viene para el país?

En la Ciudad de México las alcaldías que concentran la riqueza, desde el corazón que es Cuauhtémoc, hasta Benito Juárez o Miguel Hidalgo, fueron ganadas por la alianza PRI-PAN-PRD en la pasada elección del 6 de junio. Como si el voto de los que tienen mejores ingresos de pronto hubiera decidido favorecer a los opositores a Morena. De ahí el origen de la agria crítica de López Obrador a la clase media.

En Hidalgo, un estado que no ha podido dejar los últimos lugares de desarrollo nacional, van dos elecciones en los que su mapa político se pinta con los colores de Morena: 2018 y 2021.

Una entidad que siempre ha sido gobernada por el PRI celebrará elecciones el próximo año con el antecedente de que Morena ganó tanto la mayoría del Congreso local como de las curules que corresponden a Hidalgo en la Cámara de Diputados federal, lo que podría ser un ensayo de la próxima elección de 2022.

Por lo pronto las aguas ya comenzaron a moverse en el terreno político local. En Morena se sabe que su dirigente nacional, Mario Delgado, manifestó su simpatía hacia Julio Menchaca como candidato al gobierno estatal. Y una vez que el hoy exsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, fue propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador como Gobernador del Banco de México, el escenario parece despejado para el morenista Julio Menchaca.

Si se confirma el respaldo de Delgado, el Senador será su propuesta como candidato de Morena a la gubernatura, sobre todo porque Menchaca es un perfil que no genera polarización al interior de las tribus que se han formado en ese partido.

Su pasado tricolor no provocó las reacciones que suscitó la llegada de Francisco Xavier Berganza, quien ha sido candidato del PAN a la gubernatura en dos ocasiones; o la resistencia que despertó el arribo del Grupo Universidad a las filas morenistas.

La eventual llegada de Morena al poder ejecutivo estatal abriría un nuevo capítulo en la historia política de Hidalgo tras nueve décadas de dominio priista. Cabe la reflexión: ¿en Hidalgo podríamos ver la película que ya vimos en la Ciudad de México desde hace más de 30 años? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.