Es el pastel presupuestal lo que se juegan el domingo

Este domingo 6 de junio, después de dos meses de campaña, llegan las elecciones donde en México votaremos para renovar los 500 legisladores de la Cámara de Diputados federal. En 15 estados millones acudirán a las urnas para elegir a sus próximos mandatarios estatales y en 30 entidades la ciudadanía decidirá quiénes integrarán sus próximos congresos locales. También están en juego 1 mil 926 presidencias municipales y 16 alcaldías en la Ciudad de México. La suma ya es harto conocida: son más de 20 mil cargos los que estarán en disputa (20 mil 792 en total).

Pero lo que principalmente está en juego detrás de todos esos cargos públicos es el poder de decidir la forma en que se gasta el apetitoso pastel del presupuesto de la nación, que este 2021 es de 6 billones 295 mil 736 millones 200 mil pesos. Una cifra que, por su magnitud, no es fácil de entender, pero que permite tomar decisiones de política pública y que hace factible un proyecto de nación.  

El actual gobierno federal, en manos de Morena y encabezado por Andrés Manuel López Obrador, ha dado un golpe de timón en la forma en que se gasta el dinero de la nación gracias a que la actual legislatura federal es dominada por el partido del presidente y sus aliados.

Eso les ha permitido que en 2021 México tenga la partida presupuestal más grande de la última década para gasto social. Nada menos que 3.3% del Producto Interno Bruto, lo que equivale a 24% del pastel del presupuesto de egresos de la federación. En pesos constantes y sonantes, el gobierno federal tiene aprobado gastar este año 303 mil 982 millones de pesos en sus programas sociales para grupos vulnerables como los adultos mayores o los jóvenes que buscan su primer empleo. Esa posibilidad de decidir cómo gastar es el meollo de la elección del próximo domingo.

¿No le gusta que el gobierno gaste tanto en pensiones para adultos mayores, o que invierta en proyectos como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o el aeropuerto que se construye en Santa Lucía? Salga y vote contra Morena. ¿No quiere regresar a los tiempos en que nos aplicaban la aplanadora con aumentos del IVA de 10 a 15 por ciento para componer el desastroso estado de las finanzas públicas? Evite votar por la coalición encabezada por el PRIAN (PRI-PAN-PRD). ¿No le gustan ninguna de las dos opciones? Elija algún partido de la llamada chiquillada, en la que por cierto Movimiento Ciudadano supo capitalizarse como la tercera vía en esta elección y que, según encuestas, podría darle resultado.

En el sistema democrático que tenemos en México la posibilidad de acudir a las urnas es uno de los pocos momentos en que podemos incidir en el rumbo de la nación. Existe la vía de la participación civil, pero la decisión de qué proyecto político queremos que prevalezca está en las urnas.

La calidad de lo que cada partido o coalición propone es otro motivo de discusión. Sabemos que muchas de las fuerzas que pelean el voto ni siquiera tienen un proyecto claro, pero esa es otra historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.