En Hidalgo ¿la suerte está echada?

Una vez que los partidos políticos resolvieron sus candidaturas para la elección que renovará la gubernatura de Hidalgo, la suerte está echada. O eso al menos parece.

El proceso no estuvo exento de algunos temblores que cimbraron las estructuras de los partidos. Sobre todo, en el PRI, partido en el que vimos una inusual pelea entre su dirigente nacional, Alejandro “Alito” Moreno, y el gobernador Omar Fayad, cuyo desenlace fue difundido a través de una fotografía en redes sociales, donde el rostro del mandatario hidalguense no concuerda con el mensaje de unidad que quisieron propagar.

Como fuera, o como dijera el clásico “haiga sido como haiga sido”, en Hidalgo ya tenemos tres candidaturas que seguramente veremos en las boletas el domingo 5 de junio.

Se trata de Julio Menchaca (Morena-PVEM-PT y Nueva Alianza), Carolina Viggiano (PRI-PAN-PRD) y Francisco Xavier Berganza (Movimiento Ciudadano), quienes después de jaloneos e intrigas, se alzaron como los triunfadores de sus respectivos procesos internos.    

El orden en que escribí los nombres de los candidatos no es aleatorio, muestra en primer lugar a Julio Menchaca, quien encabeza las preferencias ciudadanas de acuerdo con todas las encuestas publicadas hasta la fecha. Esto es inédito, porque en toda la historia reciente ningún candidato priista había arrancado en segundo lugar de las encuestas.

¿Qué sigue una vez que están definidos los aspirantes? Del 2 de enero pasado al 10 de febrero próximo nos encontraremos en las precampañas, que en teoría deberían servir para que, en caso de haber varios precandidatos, estos compitieran en una elección primaria.

Pero como no hay tales, el periodo de precampañas ha devenido en una especie de ampliación de la campaña, que en el calendario oficial está marcada para llevarse a cabo del 3 de abril al 1 de junio.  

También corre en la actualidad el plazo para que los aspirantes a candidaturas independientes a la gubernatura recolecten las 65 mil firmas necesarias para conseguir su registro, etapa que concluirá el próximo 10 de febrero.

La figura de las candidaturas independientes se ha desgastado, no porque no sirva, sino porque quienes aspiran a competir por esa vía enfrentan una competencia profundamente desigual. No sólo por la titánica labor de conseguir 65 mil firmas, sino porque los aspirantes carecen de una infraestructura que los respalde, a diferencia de los partidos y coaliciones.

La suerte está echada en lo que será una elección histórica para Hidalgo. A Julio Menchaca de Morena le toca mantener la ventaja que le dan las encuestas. Su equipo y el propio candidato a eso encuentran abocados en este periodo de precampaña: a visitar a las huestes morenistas y convencerlas de que es la mejor opción para llegar al Cuarto Piso de Palacio de Gobierno.

Carolina Viggiano tiene enfrente un reto mayúsculo: unir a un PRI que hoy está fracturado pese a que nos quieran decir lo contrario con fotos que presumen sonrisas fingidas. Pero no sólo eso, también debe remar a contracorriente porque hoy su partido no goza de las simpatías de las mayorías.

No han encontrado la fórmula para superar el descrédito en que los sumió el gobierno de Enrique Peña Nieto. Y se ve difícil que lo hagan en estas elecciones.

Y el cantante, el chapulín mayor, Francisco Xavier Berganza, sólo competirá para ver qué réditos puede obtener para mantener su modus vivendi de los últimos 20 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.