Debate coloca a Menchaca como el rival a vencer

En el primer debate de candidatos a la gubernatura de Hidalgo se confirmó lo que nos han mostrado las encuestas desde la etapa de precampañas: Julio Menchaca es el objetivo a vencer. Por eso el abanderado morenista fue el blanco de las baterías de la abanderada de Va por Hidalgo, Carolina Viggiano, y de Francisco Xavier Berganza, el cantante, quien en esta elección se disfrazó de naranja por Movimiento Ciudadano.

A Menchaca no le quedó de otra que responder los tiros de sus opositores, si no lo hubiera hecho habría dejado un vacío que la audiencia que siguió el debate habría llenado con especulaciones. O sus opositores habrían capitalizado su silencio argumentando que si no se defendía era por algo.

El candidato común de los partidos Morena, del Trabajo y Nueva Alianza hizo lo que tenía que hacer y se notó que esperaba la ofensiva. Preparó bien los ganchos que propinó cuando se vio atacado. Como  el que soltó cuando Carolina Viggiano lo acusó de volar en aviones privados. El morenista dijo que había hecho esos vuelos sin menoscabo de los recursos públicos y sin que hubiera conflicto de interés.

Pero además aprovechó para recordarle a Viggiano que tiene 17 propiedades a su nombre, tan sólo en la ciudad de Pachuca. Y de paso le recordó que mantiene un litigio con su propia familia, en disputa por un terreno ubicado en su natal Tepehuacán de Guerrero. Frente a las alusiones, la aspirante priista ni siquiera respondió.  

El cantante Francisco Berganza también salió al debate a hacer lo que sabe: actuar, fingir que es un luchador social, preocupado por su estado. Lo cual no ha hecho cuando ha tenido cargos tan importantes como el de presidente del Congreso de Hidalgo ni cuando fue senador de la república.

El dos veces candidato a gobernador por el PAN y ex colaborador del fallido aspirante priista a la presidencia de la república, Francisco Labastida, señaló a Menchaca por su pasado como militante en el PRI. Como si no supiera que el propio Andrés Manuel López Obrador pasó por ese partido, así como gran parte de quienes en su momento fundaron la corriente democrática que derivó en la fundación del PRD y que eventualmente daría paso a Morena.

Lo que resulta claro es que, al atacar a Menchaca, tanto Francisco Berganza como Carolina Viggiano reconocieron tácitamente que el senador con licencia es el corredor al que hay que alcanzar.

Pero aún quedan poco más de 40 días de campaña y faltan dos debates en los que volverán a verse las caras los aspirantes al gobierno de Hidalgo.

Se ve difícil que cambie la tendencia de las preferencias ciudadanas, cuando la mayoría de los ejercicios demoscópicos muestran una clara ventaja del morenista, incluso en algunos casos de dos a uno sobre Carolina Viggiano. Pero hay un largo trecho por recorrer y falta la encuesta definitiva, aquella que los votantes decidirán el 5 de junio en las urnas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.